• ¿Para qué sirve un neuropsicólogo en el tratamiento de los síntomas de la demencia?

Un neuropsicólogo está entrenado para estimular los déficits cognitivos para ralentizar los síntomas de la demencia.

En muchas ocasiones, la vejez viene acompañada de diferentes tipos de demencias. Todos tenemos un padre, una abuela, un tío o un conocido al que le han diagnosticado Enfermedad de Alzheimer u otra demencia.

Algunos de los síntomas más comunes son la pérdida de objetos, desorientación espacio-temporal, no recordar el nombre o el uso de objetos, olvidar nombres de personas cercanas, ansiedad o sintomatología apática entre otros.

Mi función la desempeño aplicando diferentes técnicas de estimulación cognitiva para empezar a trabajar esas áreas afectadas y retrasar lo máximo posible los síntomas de la enfermedad haciendo a cada paciente un tratamiento personalizado pudiendo prolongar la autonomía del paciente y la buena calidad de vida en el ámbito social y familiar.

Los ejercicios de estimulación cognitiva se irán adaptando a las diferentes etapas de la demencia, por lo que la dificultad de las tareas dependerán de la fase en la que se encuentre el paciente realizando un programa de intervención totalmente personalizado y humanizado.

La enfermedad seguirá su curso, pero el deterioro cognitivo se ralentizará, así lo demuestran numerosos estudios neuropsicológicos.

 

  • ¿Para qué sirve un psicólogo en el tratamiento de los síntomas de la demencia?

La función del psicólogo es ayudar al paciente y a los familiares a mediar con la nueva situación, ayuda a sentirse comprendido y recibir asesoramiento sobre los diferentes procesos que irá atravesando el paciente a lo largo de las etapas de la demencia.


Mi trabajo está dirigido al tratamiento de:

  • Personas mayores con deterioro cognitivo no patológico
  • Ancianos con diferentes demencias
  • Familiares y cuidadores


Métodos:

  • Terapia de la reminiscencia: Estimula la memoria autobiográfica del paciente, recurriendo a fotografías, historias, libros, música, etc. con el objetivo de conservar la identidad del paciente y mantener su recuerdo bibliográfico.
  • Atención psicológica que incluye el manejo de la ansiedad y depresión producidas por el conocimiento de una enfermedad crónica y degenerativa.
  • Estimulación cognitiva que incluye el reforzamiento de la memoria, atención, lenguaje, cálculo, orientación espacio-temporal, razonamiento, gnosias y habilidades visoconstructivas.
  • Técnicas y estrategias de recuerdo y  de orientación espacio-temporal.

Además del tratamiento de compensación contra los síntomas demenciales, se ofrece un seguimiento y monitorización del avance de la demencia realizando valoraciones neuropsicológicas periódicamente.


Procedimiento

  1. La entrevista inicial será donde se conozca el entorno del paciente. Está enfocada a conocer al paciente y su problemática, escuchar sus deseos y comprobar que se encuentre cómodo y de acuerdo con la terapia. Además, se abordarán aspectos esenciales de la terapia y se concretarán las condiciones de trabajo, sesiones, horarios, precios etc.
  2. Evaluación neuropsicológica donde por medio de distintas pruebas neuropsicológicas se verán las capacidades deterioradas y preservadas del paciente y el nivel de autonomía de este, para a partir de los resultados hacer una intervención personalizada.
  3. Diseño del tratamiento.
  4. Tratamiento. Puesta en práctica de la estimulación cognitiva y terapéutica.
  5. Seguimiento mediante evaluaciones neuropsicológicas periódicas.


Materiales:

  • Los materiales utilizados son cuadernos específicos de estimulación cognitiva de diferentes editoriales para pacientes con deterioro congnitivo secundario a demencias degenerativas, especializados en trabajar la memoria, atención, lenguaje, cálculo, orientación espacio-temporal, razonamiento, gnosias y habilidades visoconstructivas. Además también se utilizan la tablet con diferentes juegos interactivos adaptados a cada paciente, objetos y juegos que puedan servir para generalizar lo trabajado en terapia a la vida cotidiana, lo que se llama Neuropsicología Funcional.
  • En la Terapia de reminiscencia se usarán fotos y documentos del paciente.

 

La duración de las sesiones puede ser de 30 minutos o de 45 minutos.

El número de sesiones semanales puede variar en función de lo acordado entre familiares, paciente y terapeuta. Lo recomendable son entre 2 y 5 sesiones a la semana, dependiendo del estadio en el que se encuentre el paciente.